Nº 42: Indigenismo

El Chasqui Nº 42
Córdoba 11 de noviembre de 2010
Año del Bicentenario
______________________

Indigenismo
por Arturo Salvador Gutierrez Carbó
13 de marzo de 2010

1. El recuerdo del visto bueno que nuestro querido Papa Juan Pablo II dio a la ventilación de manchas en la Historia de la Iglesia, que culminó con su pedido público de perdón, que nadie siguió, está en línea con el visto bueno que nuestro también querido Papa Benedicto XVI expresó en Aparecida sobre la ventilación de las manchas de la Historia de la conquista española de América.
¿Acaso el Evangelio calla las flojeras de Pedro, la fuga de los 11 y hasta la traición, por dinero, de uno de los elegidos? ¡Ni siquiera calla los quejidos y resistencia del mismo Cristo en Getsemaní! …¡que son tan nuestras!
Pero ni el Evangelio ni los Santos Padres se agotan en las manchas.
Limitado a ese párrafo, la amplitud del pensamiento de S.S. queda también limitado; para evitar tal limitación adjunto más párrafos y notas que tomé de lo expresado por SS en Brasil, no como reemplazo sino para que se los sume en su contexto armónico.
En todo caso, conviene transcribir una frase de SS que engloba la cuestión: “Debemos evitar la arrogancia de querer jugar a jueces de las generaciones pasadas.”

2. Tal advertencia Papal podemos precisarla con la del antropólogo sueco Magnus Mölner, de importante curriculum internacional: “La actitud de la Corona española debe evaluarse simplemente en el contexto de la concepción jerárquica de la sociedad que prevalecía en el mundo occidental antes de la Revolución Francesa” (1789) (La mezcla de razas en la Historia de América Latina, Paidós, Bs. As. 1969, p.55)

3. Además, hay opiniones de historiadores (es decir con dedicación al estudio y exposición de la Historia) protestantes: el Pastor Brancroft cuando asegura que los Indios en América española estaban mejor tratados que los súbditos inferiores en Europa, y Pierre Chaunu, hugonote, que afirma: “…las ordenes religiosas de franciscanos, dominicos y agustinos desempeñaron, en el trabajo de convertir a los indios, papel capital antes de que los jesuitas viniesen a ocupar la 1ª línea en los siglos XVII y XVIII. Realizaron un trabajo lingüístico y etnológico de comprensión, en profundidad, para afianzar su obra.” Nombra Chaunu al “franciscano Fray Bernardino Ribeira de Sahagún, padre de la etnología india en la Nueva España”. Y sin ocultar “manchas” de esta Historia nuestra, afirma que el sistema colonial de España, no así el de Portugal, “fue modelo para las otras naciones europeas, el más respetuoso, en suma, de la humanidad colonizada.” (Historia de América Latina EUDEBA Bs. As. 1985 ps.87 y 62).

4. Adjunto también transcripciones y notas de unos 25 documentos publicados en varias colecciones, que atestiguan la prioridad oficial, institucional y pública, de la reina Isabel La Católica, por Católica desde luego, en la defensa de los Derechos Humanos de los Indios, contra sus propios intereses y contra los conceptos y política racista de su mismo virrey Cristóbal Colón, cuando aun solo se conocían los antillanos y caribes de “taparrabos”, sin haberse contactado todavía los grandes imperios nativos explotadores y concentradores de oro y plata de México y Perú.
Isabel La Católica no solo hizo devolver el dinero a los que alcanzaron a venderlos como esclavos, inclusive los enviados por Colón, sino que los liberó e hizo llevar de vuelta a sus islas a los que así lo quisieron. Y además autorizó y recomendó, y esto es casi definitorio de nuestra Latinoamérica, contra la prohibición impuesta por su Virrey, casamientos hispano-indos, voluntarios, como medio para ganar más almas a la Fe de Cristo.

5. La 2ª personalidad institucional, en orden cronológico, destacada en esa defensa, fue Fray Antonio de Montesinos O.P., enrostrando en 1511, a un año de la llegada de los primeros dominicos a Sto. Domingo-Haití, ante las mismas barbas de los encomenderos, sus abusos y arbitrariedades en un verdadero, “elocuente e impetuoso sermón.” Y no se animaron a cuestionarlo, pero sí se quejó a sus superiores el gobernador Diego Colón, hijo y heredero en ejercicio, de Don Cristobal. Llegaron los dominicos a negar los sacramentos a algunos. Ambos partidos se presentaron ante el Rey Don Fernando (Historia de la Iglesia en América Española BAC), y de esto surgieron las Ordenanzas de Burgos (1513), relativamente pro-indias.
Aun disfrutaba el publicitado Fray las Casas de su encomienda en Cuba, y disfrutó hasta que en 1514, según el historiador inglés J. H. Elliot, se convierte a las ideas de Fray Montesinos.

6. Y agrego como 3ª figura seria y constructiva en la misma línea, al Rvdo. Padre Francisco de Vitoria S.J., con sus fundacionales aportes al Derecho Internacional, quien con tal fundamento
llega a afirmar que el Ausburgo no tenía derecho a la conquista de las Indias Occidentales.
Sería largo continuar con esta lista de defensores hispanos de los Derechos Humanos de los Indios, frente a los cuales la publicación de las diatribas del publicitado Las Casas, aparece extrañamente coincidente, hacia 1530, con la renovación por “el grupo sucesor de Cristóbal Colón”, de su pleito contra la Corona, el Estado, en su pretensión de obtener el monopolio sobre “las Indias Occidentales”.

7. Advierto por último que por desconocimiento, a veces despectivo o deliberado, de la Historia, la Antropología y la Arqueología, se divulgan, en nuestro medio, lecturas parciales que producen agentes de imperialismos actuales empeñados en destruir los elementos de unión subsistentes en Latino América y, de paso, disimular sus propias atrocidades de hoy.
Además es más cómodo, y hasta puede ser lucrativo, denostar a un imperio pasado, muerto, y favorecer a las poderosas corrientes de opinión impuestas por imperios o imperialismos actuantes hoy.

8. Avalado por los puntos de reflexión expuestos, yo, con mi sangre de indios, conquistadores e inmigrantes recientes, respetuoso estudiante de la Historia, memoria de los pueblos, no puedo menos que invitar a la OPERACIÓN SUMA que hace años inicié públicamente en mi condición de mestizo. Y lo hago con la convicción de ser ella muy útil, diría que necesaria, para una Evangelización sinceramente Nueva, sin “apartheid”, especialmente, pero no exclusivamente, en toda América.

No hay comentarios: